domingo, 9 de mayo de 2010

Diario de mi segundo viaje a Japón - día 3 Kioto II

23-07-07 Kioto

Hoy nos levantamos y al mirar por la ventana el día está totalmente despejado....hoy va a hacer calor de lo lindo....

Salimos hacia la estación de trenes para sacar los billetes para Takayama ya que mañana no vamos para allá a pasar 4 días allí. Con ellos en la mano nos vamos a la oficina de los autobuses y sacamos el pase del día para montar en los buses en todo Kioto. Esperamos al 100 y este nos lleva a su última parada que es el Templo Plateado que aunque no es plateado se llama así porque en su época se quiso lacar con plata pero se quedó en madera a secas. 
 
 
El templo es bonito, más que el dorado a pesar de no ser tan famoso. Tienes más cosas que ver y la zona de alrededor está super cuidada ya que en suelo hay musgo de diferentes tipos que por supuesto está cuidado al detalla...se ven incluso pocas hojas en el suelo a pesar de estar rodeado de arboles. Vemos incluso a un empleado barriendo el musgo...las cosas de los japoneses.

Salimos de allí tras una larga sesión de fotos y bajamos la cuesta hacia el paseo de la filosofía que se extienda a lo largo de un canal que nos llevará a Nanzenji...nuestro próximo objetivo. 
El camino es muy agradable ya que la mayor parte está cubierto por lo que se está fresco...menos mal que lo hemos hecho de esta manera porque al contrario es cuesta arriba para llegar al templo plateado...el paseo debe ser maravilloso en la época del cerezo en flor porque está lleno de plantas y arboles. El canal tiene incluso percas de colores nadando.

Pasamos por varios templo por el camino pero no nos interesa ver ninguno de ellos.
El camino está perfectamente señalizado por lo que llegar a Nanzenji es sencillo. Una vez allí lo primero que vemos es la enorme Sanmon, puerta de entrada enorme donde en la parte superior hay un mirador al que para subir hay que pagar.


Siguiendo hacia adentro ves un acueducto que trae agua del Lago Biwa y subiendo las escaleras un jardín que la verdad no merece la pena entrar. Bajando de nuevo y todo recto está el templo principal donde verás, previo pago y entrando descalzo, las dependencias y al final un par de jardines de piedras o zen, todo rastrillado con formas geométricas..realmente precioso y muy tranquilo donde pasar un rato a la sombra y tranquilo ya que al menos no nos encontramos mucha gente allí. Hay dos jardines Zen el segundo a pesar de ser más pequeño es más bonito que el otro....
Salimos de allí y nos vamos buscando el gran Torii que hay en la calle que da entrada a Heian Jingu y la zona de museos de Kioto. 
Con un poco de suerte y un buen mapa encontramos como llegar allí a pie con todo el calor del mundo...hoy el sol pega de lleno. Es la hora de la comida por lo que seguimos hacia abajo buscando un restaurante...en el cual vemos entramos porque hay hambre y porque necesitamos descansar y tomar algo fresco y quitarnos el calor que tenemos.

Una vez repuestos salimos en dirección a Heian Jingu. 
El templo es muy grande y tenemos la suerte de ver a una niña vestida de Geisha a la que los turistas (yo incluido) acribillamos a fotos...la chiquilla que es harta simpática al ver una cámara se gira y posa para que le hagas fotos...que ricura. :D 


Nos sentamos un rato...bueno más que un rato porque andamos cerca del punto de deshidratación así que nos tomamos un respiro y bebemos algo. Mientra voy tomando fotos de lugar. Nos dirigimos por la explanada...a pleno sol, hacia el templo el cual vemos..lo que te dejan ver. 
En el lateral hay un jardín pero debido a la hora y a que es enorme (33.000 metros cuadrados de jardines divididos en cuatro) decidimos dejarlo pendiente para otra visita.

Volvemos hacia la parada de bus para volver hacia el hotel y desde allí a tomar algo fresco y al hotel a refrescarnos y preparar la maleta para irse a Takayama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada