viernes, 7 de mayo de 2010

Diario de mi tercer viaje a Japón día 4 - Matsushima.

29-07-09

Hoy toca Matsushima, tomamos el Shinkansen hasta Sendai...por el camino vemos que hay nubes bastante negras....esto presagia lluvia. En Sendai cambiamos a una línea local que nos lleva a Matsushima Kaigan. El viaje nos toma unas 2 horas y poco.

Al llegar vemos que chispea pero no es problema. A la salida de la estación está la oficina de información turística donde nos dan un plano de las atracciones turísticas...y sorpresa el hombre que nos atiende habla un inglés estupendo y no solo eso sino que nos da un panfleto de las atracciones en 'Español'....lo he flipado en colores...no solo lo tienen en inglés sino también en Español, si señor, todo un detalle. El señor nos da un cuestionario para si por favor se lo podemos rellenar con las impresiones (buenas o malas) de la visita.
Nos vamos de allí más contentos que unas castañuelas en dirección a las atracciones.

Matsushima es famosa por su bahía que esta llena de islotes con pinos que está considerado por los japoneses como una de las tres mejores vistas escénicas de Japón. Además hay uno de los templos Zen más importantes de la región de Tohoku. La ciudad es muy manejable y a pie puedes ir a todas las atracciones sin problemas la pena es que el tiempo no acompañe pero que se le va a hacer.

Vemos el puerto y desde allí sale un crucero turístico que te da una vuelta por la bahía por 1400 Yenes y dura 50 minutos (sale a las en punto de cada hora desde las 9 hasta las 3 de la tarde pero solo de Abril a Octubre), si además quieres ir en 'primera clase' son 600 Yenes más a pagar en el propio barco. La entrada se saca en una oficina donde hay unas ventanillas que te venden el ticket. El ir en primera clase te sirve para poder salir a la parte trasera desde donde puedes hacer unas fotos mejores ya que el barco está acristalado.


El crucero está curioso y te lleva por entre las islas de la bahía y puedes ver la zona, además puedes comprar comida para las gaviotas que te acompañan durante todo el camino y comen de la mano al vuelo. Además puedes tomarte una cerveza a bordo sin problemas. :D

Una vez llegados a puerto empieza a caer agua de verdad, paramos en una de las tiendas que hay a la entrada del templo Zuiganji y compramos un paraguas porque el chaparrón es de aupa.

Nos dirigimos al Godaido que es un templo en un islote al lado del muelle. Debido a su situación se ha convertido en el símbolo de Matsushima. Fue construido en 807 y contiene 5 estatuas. El edificio actual es de 1604 que se reconstruyó por el clan Date. Las estatuas se exponen una vez cada 33 años (el siguiente 2036). El islote está lleno de vegetación y es bastante pequeño pero eso sí el acceso es a través de dos puentes con unas tablas en unos travesaños y si no vas con cuidado puedes tener un problema serio si metes la pata en medio de los travesaños.


De allí nos vamos al templo Zuiganji. La entrada al templo es muy bonita porque el camino te lleva por una arboleda y al fondo a la derecha ves unas cuevas, puedes ver primero el templo o al revés, nosotros decidimos ir al templo a ver si escampa mientras estamos dentro. La entrada al conjunto de templos 700 Yenes que además te permite entrar a un 'museo'. El templo bien, pero los hemos visto mejores, pero ya que estamos aquí hay que verlo. Ahora mismo están de reforma pero el salón principal se puede visitar sin problemas. El museo como los de Japón, escaso, no tardas más de 10 minutos en ver lo poco que tiene.


Al salir del templo giramos a la izquierda y vamos por un camino a 20 metros del camino principal donde hay cantidades de cuevas y un monolito. Todo escrito en Japonés pero al final en una placa en inglés explica que esas cuevas se usaban para tener las cenizas de los devotos en la antigüedad.

Al salir del templo decidimos ir a la isla de Oshima a un kilometro del embarcadero a pie, en un rato estamos allí y la verdad que la caminata merece la pena porque nos cruzamos con dos chicas y luego no hay nadie más hasta que nos vamos y aparece un hombre a dar una vuelta. Como en los otros islotes este tiene su correspondiente puente rojo para llegar a ella. Las vista a la bahía con buen tiempo sería genial y sentarte un rato en los banco que hay y observar la bahía desde allí fantástico, la pena es que el tiempo no acompañe aunque ha parado de llover todavía cae alguna gota y está nublado.


Volvemos por donde hemos venido y buscamos un sitio para comer porque va siendo hora. El sitio donde comemos prácticamente para japoneses porque el entenderse con ellos complicado....de inglés nada de nada así que toca usar el dedo y la buena voluntad. Eso sí, comemos de escandalo por muy buen precio.

Luego enfilamos hacia la estación y paramos para dejarle el papel al señor de la oficina de turismo...y puntazo, nos atiende otro que además habla en español....toma, toma, toma como diría Josebas. Resulta que habla un español realmente bueno y para colmo ha estado por Málaga y Torremolinos....ver para creer, en un pueblito perdido no solo tienen una oficina de turismo que ya quisieran otros sitios sino que además tienen un empleado que además habla español....de nota. :D

Pues camino inverso y a Tokio. Aprovechando que hemos llegado pronto nos vamos a Akihabara a ver tiendas y comprar tonterías para regalar a la familia. :D

Ala, mañana más. :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada