viernes, 7 de mayo de 2010

Diario de mi tercer viaje a Japón día 12 - Matsue

06-08-09

Nos levantamos temprano y dejamos Osaka porque vamos a Matsue. Este es un destino al que tenia planeado ir anteriormente pero por distintas causas siempre lo dejaba de lado, básicamente porque está bastante lejos de las rutas más turísticas y tradicionales. El llegar nos lleva casi cuatro horas.

Nada más salir de la estación buscamos la oficina de turismo y la verdad impresionante, nos dan cantidad de información, horarios, folletos del bus turístico y mapas además de indicarnos donde está el hotel (aunque se ve desde allí porque está al lado de la estación, casi). La verdad es que se nota que no vienen demasiados turistas de fuera, cosa que corroboramos porque apenas hemos visto 5 o 6 occidentales durante el tiempo que hemos estado en la zona. Incluso en los sitios más turísticos.

Nos alojamos en el Toyoko Inn Matsue donde dejamos la maleta y como no nos podemos registrar hasta las 4 decidimos ir a dar una vuelta aunque son las más de las 12 de la mañana. Decidimos tomar el bus turístico y comprar el bono de un día por 500 Yenes que nos permite subir y bajar las veces que queramos.

Vamos directamente al castillo de Matsue. El castillo de Matsue (Matsuejo) es uno de los sobre la docena de castillos originales en Japón que han sobrevivido a guerras, fuegos, terremotos y actividades anti-feudales de la era post-feudal(desde 1868). Matsuejo fue terminado en 1611 por el señor local Horio Yoshiharu. En 1638, el feudo y el castillo fue a parar a rama del clan Matsudaira, parientes de los Tokugawa.

Nos bajamos del bus y a 2 minutos la entrada al castillo. Lo mejor es que en todos los sitios turísticos en Matsue hacen descuento a los turistas extranjeros...toda una novedad, y el descuento no es poco, el 50% sobre la entrada. Ya los muros y el foso son bastante grandes.

Luego entramos al recinto y vamos subiendo, están los cimientos de la antigua puerta de entrada y un jardín todo verde y cuidado hasta el más mínimo detalle. Seguimos subiendo y vemos un edificio nuevo que es el museo de la ciudad y luego un templo, paramos a tirar alguna foto y seguimos hasta la entrada principal a la torre principal.





Pagamos la entrada y vemos los terrenos delante de la torre principal y el castillo. El castillo muy bonito y negro como el de Matsumoto. Tras las fotos de rigor entramos y dejamos los zapatos en unas taquillas y subimos las escalera y empezamos la visita.




Por dentro lo esperaba vacío al estilo al de Himeji, pero no, hay bastantes cosas, armaduras varias, katanas, armas de fuego, algún arco y flechas, máscaras y utensilios varios. En otra planta fotos y una maqueta de la construcción del castillo y algunos documentos y pinturas pero con descripciones en perfecto japonés. En cuanto a objetos junto al de Matsumoto los que más cosas tienen en su interior. Las escaleras de acceso a las distintas plantas a pesar de estar empinadas son anchas y se suben bien, en otros entre lo estrecho y empinado de las subidas y los travesaños de madera era una peripecia el subir o bajar al castillo. En definitiva nos ha gustado mucho, totalmente recomendable.






Al salir chispea un poco pero dura poco. Salimos por la parte trasera y andando salimos del recinto y vamos a parar a los canales donde vemos las barcas que lo recorren cargadas de turistas disfrutando del paseo en barquita.



La verdad no nos llama la atención y seguimos andando hasta cerca del museo de Lafcadio Hearn y su antigua residencia. Leemos sobre ellos y como estamos escarmentados con los museos en Japón no entramos en ninguno de ellos. Mas adelante hay una casa de un antiguo samurái abierta al público pero en Kanazawa estuvimos en una por lo que como es la hora de comer decidimos volver a la estación de Matsue donde hemos fichado unos restaurantes para comer porque es la hora.

Nos sentamos en la parada y miramos el horario...y faltando 30 segundos para la hora empieza a pitar la parada del bus, y poco después aparece el bus. Si señor, buen invento, los buses puntuales y además te avisa para que no te despistes.

Después de comer nos vamos al hotel y nos registramos. Subimos a la habitación y la verdad a pesar de ser la habitación que más barata nos ha costado está muy bien, es incluso más grande que la de Osaka y más o menos de equipamiento igual. Es el típico hotel para pasar la noche, agradable y céntrico, sin las comodidades de los hoteles caros para pasar el día allí pero que cumple sobradamente. El personal amable y la habitación limpia y con internet. Lo dicho un acierto.

Descansamos un rato y dejamos las horas de más calor y salimos un rato y tomamos de nuevo el bus para que nos lleve al Museo de Arte de Shimane a la orilla del lago Shinji para hacer unas fotos del lago al atardecer y del edificio que es bastante moderno y además tiene un restaurante y una cafetería. Luego nos vamos andando al hotel ya que tampoco queda tan lejos.




2 comentarios:

  1. Exceptuando el castillo, merece la pena visitar Matsue (por la ciudad en sí, tal vez)?

    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Pues depende del itinerario y de la cantidad de tiempo que dispongas. La ciudad está bastante lejos de los itinerarios habituales. El castillo es fantástico y la ciudad muy tranquila, sin demasiados turistas occidentales.

    Si es tu primer viaje lo descartaría sin duda.

    Saludos.

    ResponderEliminar